Las inundaciones

El tipo de desastre natural más común en Texas son las inundaciones. La mayoría de las regiones del estado están en riesgo.

Las inundaciones repentinas son comunes también, particularmente en áreas donde el terreno tiene pendientes y es rocoso. Las inundaciones repentinas reciben este nombre porque ocurren muy rápidamente. Este tipo de inundaciones pueden ser muy peligrosas.

Una inundación repentina puede ocurrir incluso en superficies planas durante un fuerte aguacero.

La preparación contra las inundaciones

Lo primero que tienes que hacer es evaluar tus factores de riesgo. ¿Vives en una llanura propicia a las inundaciones o en un área baja? ¿Hay arroyos o riachuelos cerca de donde vives que crezcan rápidamente cuando llueve? ¿Qué tipo de drenaje hay en el área donde vives?

Si tus factores de riesgo son elevados, consigue un seguro contra inundaciones. La mayoría de los seguros para las casas no cubren las inundaciones causadas por una crecida de agua.

Podrías reducir tus riesgos mejorando el drenaje a tu alrededor. Instala alcantarillas o excava zanjas que sirvan para ayudar a desviar el agua antes de que empiece a elevarse.

En algunos casos, colocar bolsas de arena puede impedir que el agua de una inundación se meta a tu casa. Si es necesario, consigue bolsas de arena y asegúrate de llenarlas con anticipación.

Al igual que con cualquier desastre, debes tener un juego de suministros para desastres. Mantenlo siempre a la mano para que puedas subirlo al carro y marcharte en caso de tengas que evacuar tu casa repentinamente.

Cuando la amenaza de inundación sea muy alta, evacúa tu casa con anticipación. No esperes a que ocurra la inundación. Si tienes tiempo, desconecta la electricidad antes de irte.

La fuerza de las crecidas

No subestimes el poder de las crecidas. Estas aguas pueden moverse rápidamente, a menudo más rápido de lo que parece. Son sumamente peligrosas.

Nunca permitas que los niños jueguen cerca de una crecida.

También los adultos corren peligro. Tan solo seis pulgadas de agua en movimiento tienen la capacidad de derribar a un adulto.

Si llegaras a quedar atrapado en una crecida y tienes que escapar, usa un chaleco salvavidas. En algunas situaciones podría ser más seguro subir a un techo o a un árbol y esperar ahí a ser rescatado.

Evita los caminos inundados

Nunca te adentres en un camino inundado. Este tipo de caminos siempre son peligrosos. De hecho, la mitad de todas las muertes relacionadas con inundaciones son causadas por conductores que se adentran en caminos inundados.

Podría parecer que el agua es poco profunda cuando en realidad tiene varios pies de profundidad. Tan solo un pie de agua acumulada es suficiente para hacer flotar un carro o una vagoneta. Y si el agua de una crecida está en movimiento, tu carro puede ser arrastrado en cuestión de segundos.

Si ves agua en la carretera, date la vuelta; no corras el riesgo de ahogarte.

La recuperación luego de una inundación

Espera a que las autoridades anuncien que ya puedes regresar a casa sin peligro. Cuando ya sea seguro regresar a casa, toma las siguientes precauciones:



La protección de tu salud