El calor extremo

El calor puede causar serios problemas de salud. Por lo general, las personas mayores, los muy chiquitos, los enfermos y las personas sin acceso al aire acondicionado son los más severamente afectados por el calor.

Los síntomas de una enfermedad por calor son el sudor profuso, los calambres musculares, la debilidad, el mareo, la náusea, un pulso débil pero rápido y los dolores de cabeza. Las personas con estos síntomas deben buscar un lugar con sombra, tomar agua lentamente y asegurarse de que haya buena ventilación.


Si no se reponen los líquidos en forma rápida, puede ocurrir la insolación, la cual causa temperatura corporal extrema, piel roja y seca, pulso rápido, confusión, daño cerebral, pérdida del conocimiento y la muerte. Para ayudar a una persona con síntomas severos, lleva a la víctima a la sombra, llama a los servicios médicos de emergencia y comienza a refrescar a la persona inmediatamente con agua fresca o abanicándola.

El permanecer en un área con aire acondicionado, ya sea en casa o en un lugar público, como un centro comercial, una biblioteca o un centro recreativo, es la forma más eficaz de combatir el calor. Si no hay disponible aire acondicionado, cierra las persianas para cubrir las ventanas y usa ventilación cruzada y abanicos para enfriar los cuartos.

Una ducha con agua fresca o baño de tina también es una manera eficaz de refrescarse. Los niños en particular pueden deshidratarse rápidamente. Ellos necesitan tomar líquidos frecuentemente, especialmente agua y vestirse con ropa holgada de colores claros. Evita las bebidas muy endulzadas o que tengan cafeína. Vigila a los niños a menudo, especialmente si están jugando al aire libre en altas temperaturas.

Los niños en particular pueden deshidratarse rápidamente. Ellos necesitan tomar líquidos, especialmente el agua, con mucha frecuencia y vestirse de ropa holgada de colores claros. Evite las bebidas que sean muy endulzadas o que tengan cafeína. Vigile a los niños a menudo, especialmente si están jugando al aire libre en temperaturas elevadas.

Otras precauciones durante el calor son:

La mejor defensa contra las enfermedades relacionadas al calor es la prevención. El mantenerse fresco, beber suficientes líquidos, usar ropas frescas y monitorizar las actividades al aire libre son clave para conservarse sano en la temporada de calor.



FUENTE: Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas (DSHS)